viernes, 19 de diciembre de 2014

Scorpio City de Mario Mendoza

"Escorpión. El signo del descenso, de los mundos subterráneos, de los viajeros que atraviesan caminos prohibidos.
El signo de los elegidos." El Apostol.

Recién me compré este libro antier en la Libreria Francesa, pasaba caminando por allí después del trabajo y decidí que lo iba a comprar y a leer. Lo terminé de leer anoche, me gustó mucho: es muy urbano, con Bogotá como telón de fondo (y a veces protagonista), con Bogotá y todas sus miserias y penurias de toda clase, el centro de Bogotá que conjuga todos esos mundos subterráneos, invisbles, desconocidos. Nuestro héroe (o anti-héroe) es Leonardo Sinisterra, inspector de la policia que investiga una serie de crímenes de prostitutas que parecen llevar cierto patrón que "El Apostol" le ayudará a descubrir. No voy a hacer un resumen ni a contar la historia porque me la tiro. Diré que no esperaba el final que tuvo, yo particularmente (como lector de Tolkien) me acostumbré a los finales rosas y en donde el bien indefectiblemente siempre triunfa sobre el mal, pero no es este el caso. Es trágico, doloroso, incluso horroroso; transitar por esa Bogotá que sin remordimiento se lleva por delante al que no es fuerte, una Bogotá callejera que, como en la selva primitiva, solo acepta al que logra imponerse (incluso si es por encima de su prójimo) y se hiergue con voluntad de poder, una Bogotá amoral. 

Es una novela con varios temas que particularmente me llaman a mi la atención: los signos zodiacales, las vidas pasadas, esoterismo, temas aunque importantes dentro del relato no se tocan con la profundidad que merecen. Yo quisiera saber por qué la Secta tomó la decisión de matar en serie a prostitutas siguiendo el patrón del círculo zodiacal y por qué ellas eran un símbolo (¿deberé hacer una segunda lectura?) El programa radial del Negro Urrutia también llama la atención por su intromisión persistente en el relato; pese a ser un Capricorniano típico, Leonardo Sinisterra encuentra en ese programa un paliativo a su vida (?) ¿Talvés nuestro inspector Sinisterra ostenta un Cáncer o Escorpio como ascendente?

Es una novela trágica, porque casi todos sus personajes son trágicos o terminan su vida en forma trágica. Es triste también, porque Isabel solo está presente en recuerdos y en cartas y en anhelos y deseos ausentes y solo aparece al final. Triste y odiosa por las exigencias de Irma (afortunadamente nuestro inspector Leonardo sale al paso como puede). "Las hembritas, viejo, que te convierten en un certificado de depósito a término fijo..." no pude dejar de reir al leer esa frase XD (¿misoginia presente?) 


Hubiera preferido un final diferente: Isabel viviendo con Leonardo, felices, después de haber acabado con la Secta, o sino viviendo si al menos "felices" como lo entendia el inspector. Él la añoraba, la extrañaba, la soñaba: recordaba su pelo, su piel, sus manos. Y una mujer fiel que al final hizo todo para encontrarlo; lo buscó y lo encontró, o al menos lo que quedaba de él. Pero en mi concepto Sinisterra no merecía morir así, en un foso de mierda de esta ciudad de mierda, en una vulgar alcantarilla.

¿Así que al final la Secta ganó? ¿Ganó la impunidad como siempre? ¿No es acaso responsabilidad del autor darnos una sed de esperanza? Es un libro trágico para un país trágico, si, pero es necesaria la esperanza, la Utopía, el ideal, ¿No? Digo yo. Es como Rosario Tijeras de Jorge Franco, un libro también profundamente triste, en que uno esperaría una salida al final del agujero, un punto de inflexión, un respiro, en un aliento para hacer un último esfuerzo para subir, abrir la tapa y respirar; pero no caerse en el esfuerzo, quebrarse los huesos y morir días después agonizando, olvidado, bañado por aguas negras y devorado por ratas inmundas.

Talvés lo lea nuevamente este fin de semana, leerlo nuevamente con la esperanzan de que llegue a haber un final distinto esta vez, tal como me pasaba con Rosario Tijeras: leerlo una y otra vez, con la vana esperanza de que esta vez Rosario no se iba a morir. ¿Será que la vida es así? ¿Llena solo de esperanzas vanas? Y sin embargo lo intentamos una y otra vez talvés para darnos cuenta al final que lo importante no es que cambie el resultado sino que nosotros mismos hemos cambiado al iniciar el nuevo intento. En estos seguiré con "Apocalipsis" o "Lady Masacre".

Y quiero saber qué edad tenía Sinisterra.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Hermosa Pelirroja de gafas negras

Todavía sigo pensando en ella: la soñé esta madrugada; soñé con su larga cabellera roja, el pelo recogido, sus grandes gafas negras, su piel blanca, con sus labios. Había un gran vidrio que nos separaba, talvés era un bus de transporte público, debía llevar una chaqueta negra, nos vimos por un momento y ella se despidió con la mano.

Si ella, sigue allí en mis pensamientos, esa chica hermosa que se fue sin avisar, sin decir nada ¡Maldita sea! No alcazamos a salir juntos cuando ya hasta sueño con ella. Se fue, como muchas, como otras, y yo aquí con otra añorando lo que pudo haber sido y no fue. ¿Será mi Destinito Fatal? En fin.

Me gusta encontrarte, Hermosa, me encanta que te metas en mis sueños, me fascina que me persigas en mi inconsciente, me gusta que me busques, "encuéntrame allí donde todo es gris y no se sufre" y estaremos juntos en la Fraternidad del Espíritu. Besémonos abrazados bajo la lluvia, en la noche, allí donde nada importa, donde nada duele, donde la luz es más fuerte, donde está el Fuego, donde el Universo infinito goza en una danza cósmica, donde finalmente nos hemos encontrado después de habernos perdido tanto, allí, en donde finalmente está la Felicidad. Aunque solo sea en mis sueños, métete allí y hagámonos felices, aunque solo sea allí, (aunque ojalá no fuera solo allí) ¡Hermosa!

martes, 4 de noviembre de 2014

¿Punto de inflexión?

¿Es posible el cambio de personalidad? Es decir, ¿un Cambio Revolucionario? ¿La crisis de los 28 ha llegado? ¿Qué putas es este sentimiento y revolcón emocional que llegó así de repente? ¿Fue acaso ella? ¿Aquella chica pelirroja, de gafas gruesas negras o blancas, de ojos saltones, expresivos, esa chica grande, blanca y hermosa que se apareció así de repente? ¿A qué se debe todo esto? ¿La respuesta está en algún sitio? 

El tiempo parece no detenerse como dijo el lejando tío Fabio, con su sabiduría iriente y filosófica, fruto de años de vida y de golpes como él mismo los llama. Y esa parece ser quizá la angustia que acongoja estos recintos desde hace poco más de 3 semanas. ¿Qué hacer? ¿Aprovechar el punto de inflexión para provocar un cambio hacia un sistema de bienestar general? ¿O permanecer en lo mismo? ¿Es esta una nueva oportunidad o sencillamente un tsunami volátil de emociones que pronto se irá? ¿Una fuerte lluvia pasajera? ¿O sigo negando el cambio?

Que los dioses me iluminen porque no lo sé, no tengo ni puta idea.

Porque no hace mucho el futuro estaba dirigido por una visión peculiar: el inadaptado emprendedor de internet que en solitario había probado ser capaz de construir un imperio financiero en Latinoamérica a través de su empresa en línea, que preferió la compañía de sus libros, sus computadores, un piano y un grande y espacioso apartamento con vista a la ciudad. Pero siempre en solitario, Creep de Radiohead en la versión de un coro llamado Scala. Pero de repente parece que ya no quiere ser así, que esa visión va a cambiar: aquella pelirroja del principió cambió todo, así se haya ido impunemente con su belleza sin decir ni avisar para dónde. Algo ha cambiado desde entonces y al parecer por eso todo este desorden y este caos interno que no parece dar tregua en un futuro cercano. ¿Qué hacer? ¿Seguir en la construcción de este Imperio sin reina o llegar a aceptar un punto de inflexión, reconocer que si necesitamos una reina, aunque no sea ya aquella pelirroja coqueta y hermosa?

Aún así la idea del Statu Quo sigue siendo muy tentadora, lo ha sido desde los inicios, desde siempre, al fin de cuentas ¿para qué cambiar? Los cambios siempre han sido incómodos, molestos pero sobre todo muy traumáticos, ¿Y siempre traen algo mejor? No lo sabemos con claridad, tenemos poca experiencia en cambios. Ella habría podido ser un cambio importante, una chica, después de tanto tiempo, alguien a quien abrazar, a quien besar, alguien a quien decirle por fin lo indecible, alguien a quien tomar de la mano e invitarla a soñar por los amaneceres de la vida, de este vida que se nos va, que se nos va porque el tiempo no se detiene. Esa chica que parecía especial, que correspondía quizá, y se fue, se fue, te fuiste. ¿Dónde estás?

Cambiar, ¿Hay que cambiar? ¿Para qué? ¿Por qué? ¿Vivir? ¿Qué es finalmente la vida? ¿Rumbear? Todo esto que he dejado de hacer por tanto tiempo, casi dos lustros, todos los examigos y excompañeros del colegio casados (y algunos ya en vísperas de divorcio), con relaciones largas, hijos, piñatas, diciembres en familia y demás. Y yo, bueno, yo soy yo, metido en mis libros, en mis proyectos y en mi empresa, soñando desde hace meses con esta pelirroja que ahora se fue para no volver.

¿Y qué hacer entonces ahora? ¿Cambiar? ¿Encontrarte de otro modo? que no sea pelirroja sino peliazul, rubia, pelinegra o qué?

Que los dioses me iluminen porque no lo sé, no tengo ni puta idea.

viernes, 22 de agosto de 2014

Los signos del Zodiaco y el Amor

Acabando de leer las primeras páginas de un libro de Linda Goodman llamado "Los signos del Zodiaco y el Amor" Para los entendidos en Astrología y los estudiosos de las Ciencias Ocultas, es un libro bastante particular e inquietante. Me ha llamado profundamente la atención el hecho de saber que si tenemos un Alma Gemela y que no se trata de una creencia supersticiosa sino de una realidad. Entender que somos seres espirituales y que en el desconocimiento de esto reside la mayor parte de nuestros problemas. Es maravilloso poder ahondar en temas de estos, al menos para mi que soy un profano, y entender que nada de lo que se menciona en la verdadera astrología riñe con la Biblia ni con ninguna religión, que todos somos seres humanos iguales ante el Magnánimo, ante Dios, y que la armonía del Universo nos empuja, lenta pero dulcemente hacia esa fuerza llamada Amor, que algún día la ciencia llegará al conocimiento de ello y que cada vez más los humanos entramos en el conocimiento, tal como lo dispone esta "Nueva Era" de Acuario, la Atlántida Renacida.

Para quienes lo quieran descargar lo pueden hacer clickando acá.

Este blog se llama "Crónicas de las Guerras Báldicas" Las Báldicas son un conjunto de Islas, tres islas mayores rodeadas por pequeños islotes alrededor, ubicadas en el Mar Báldico sur. Pertenecen a un país llamado así mismo República Federal de Liga. Sin embargo es una región "rebelde" desde la que contínuamente se planean y perpetran atentados terroristas contra la Liga continental, que pretenden minar la tranquilidad y deseos de prosperidad, abundancia, seguridad y sobre todo de paz de sus habitantes.

Es un reducto de hombres y mujeres cegados por el poder y la cólera de querer imponer su oscura forma de vida al resto del país; son brutales, mentirosos, crueles, sanguinarios, astutos y también poderosos. El gran desafío de la Liga continental es doblegar aquel reducto, someter con su voluntad a los "rebeldes" para devolver la paz y tranquilidad que alguna vez hubo en todo el país. Y en esto vamos, en los prolegómenos de lo que los historiadores del futuro del país llamaron La Primera Guerra Báldica.

¿Cuál será el destino de los habitantes de Liga? ¿Cuáles sus esperanzas de paz y seguridad? ¿Logrará Liga Federal someter aquella pequeña región hostil (pero poderosa) y alcanzar la luz para todos? De esto tratará este blog, de las Crónicas de las Guerras Báldicas, del deseo de la búsqueda de la paz y la sabiduría de la mayoría, pero las intrigas de una minoría oculta que desea la dominación perpetua sobre la población y la materialización de sus delirios de grandeza y dominio mundial; una minoría manejada desde Las islas Báldicas, pero alentada y patrocinada por algunos oscuros personajes de la política nacional desde el Parlamento en Ciudad de Liga. Una historia personal contada desde un país mítico.