miércoles, 8 de agosto de 2018

El Despertar | Alejandra Pizarnik

Nació el 29 de Abril de 1936 en Buenos Aires (Argentina), en el seno de una familia de inmigrantes de Europa oriental. Cursó estudios de filosofía y letras en la Universidad de Buenos Aires y, algún tiempo después, de pintura junto a Juan Batlle Planas. Entre 1960 y 1964 reside en París, ciudad donde trabajó para la revista "Cuadernos" y algunas editoriales francesas, publicó poemas y críticas en varios diarios, tradujo a Antonin Artaud, Henri Michaux, Aimé Cesairé, e Yves Bonnefoy, y estudió historia de la religión y literatura francesa en la Sorbona. Cuando regresó a su ciudad natal, publicó tres de sus principales volúmenes, "Los trabajos y las noches", "Extracción de la piedra de locura" y "El infierno musical", así como su trabajo en prosa "La condesa sangrienta".

En primer lugar, es conveniente situar esta creación poética dentro del quehacer literario de su autora. El poema El despertar pertenece a Las aventuras perdidas, la tercera obra publicada de Alejandra. En este libro, como ya se ha enunciado, se tratan sobretodo las temáticas de juventud dolorida, exilio de sí misma, ausencia, noche, soledad y niñez aterrada. Ellas se estarán presentes en el poema ha analizar, pero no solo eso. A través del estudio de esta creación se puede descubrir el sentir femenino de Pizarnik, la proyección de la niña-mujer que se ve envuelta en el abandono, soledad y miedo que conllevan el conocer su verdadera realidad.

EL DESPERTAR

a León Ostrov

1 Señor
2 La jaula se ha vuelto pájaro
3 y se ha volado
4 y mi corazón está loco
5 porque aúlla a la muerte
6 y sonríe detrás del viento
7 a mis delirios

8 Qué haré con el miedo
9 Qué haré con el miedo

10 Ya no baila la luz en mi sonrisa
11 ni las estaciones queman palomas en mis ideas
12 Mis manos se han desnudado
13 y se han ido donde la muerte
14 enseña a vivir a los muertos

15 Señor
16 El aire me castiga el ser
17 Detrás del aire hay monstruos
18 que beben de mi sangre

19 Es el desastre
20 Es la hora del vacío no vacío
21 Es el instante de poner cerrojo a los labios
22 oír a los condenados gritar
23 contemplar a cada uno de mis nombres
24 ahorcados en la nada.

25 Señor
26 Tengo veinte años
27 También mis ojos tienen veinte años
28 y sin embargo no dicen nada

29 Señor
30 He consumado mi vida en un instante
31 La última inocencia estalló
32 Ahora es nunca o jamás
33 o simplemente fue

34 ¿Cómo no me suicido frente a un espejo
35 y desaparezco para reaparecer en el mar
36 donde un gran barco me esperaría
37 con las luces encendidas?

38 ¿Cómo no me extraigo las venas
39 y hago con ellas una escala
40 para huir al otro lado de la noche?

41 El principio ha dado a luz el final
42 Todo continuará igual
43 Las sonrisas gastadas
44 El interés interesado
45 Las preguntas de piedra en piedra
46 Las gesticulaciones que remedan amor
47 Todo continuará igual

48 Pero mis brazos insisten en abrazar al mundo
49 porque aún no les enseñaron
50 que ya es demasiado tarde

51 Señor
52 Arroja los féretros de mi sangre

53 Recuerdo mi niñez
54 cuando yo era una anciana
55 Las flores morían en mis manos
56 porque la danza salvaje de la alegría
57 les destruía el corazón

58 Recuerdo las negras mañanas de sol
59 cuando era niña
60 es decir ayer
61 es decir hace siglos

62 Señor
63 La jaula se ha vuelto pájaro
64 y ha devorado mis esperanzas

65 Señor
66 La jaula se ha vuelto pájaro
67 Qué haré con el miedo

No hay comentarios.: